Te ayudamos a crear una rutina adecuada al estado de tu piel, a tus gustos, a tus preocupaciones y a tu bolsillo

No existen rutinas milagrosas, no hay secretos, no hay remedios caseros ni atajos. Hay mucha información sobre activos cosméticos y productos, pero es difícil encontrar un buen consejo, anímate a preguntarnos!

Mejorar tu piel es el objetivo. Todas las pieles necesitan ser cuidadas.

CIENCIA + COSMÉTICA + CONSEJO  = RESULTADOS

Rutina personalizada

PASOS BÁSICOS de tu rutina:

LIMPIEZA – Fundamental una buena limpieza de la piel (por la noche es ideal una doble limpieza), pero sin resecar ni agredir la piel. El limpiador además de ser adecuado, tiene que gustarte, para que nunca te saltes este imprescindible paso. Ojo! El agua no limpia, se necesita un jabón. Y un jabón natural no quiere decir mejor, en este caso los jabones naturales suelen ser más agresivos. Mejor jabones sintéticos.

HIDRATACIÓN – La piel tiene que estar bien hidratada para estar fuerte, sana y bonita. La función barrera de la piel depende de su hidratación, y si nuestra barrera falla, aparecen los problemas de salud de la piel (dermatitis, eccemas, rosácea, etc)

PROTECCIÓN SOLAR – El sol supone el mayor factor de envejecimiento de nuestra piel. ¿Quieres evitar manchas, marcas, arrugas profundas, descolgamiento de la piel? Primero protégete del sol, o mejor dicho de la luz, y a diario. Existen fotoprotectores con texturas deliciosas y en muchos formatos que se pueden adaptar a ti. Te ayudamos a que encuentres el más adecuado para ti.

Estos son los tres pasos fundamentales: limpiar, hidratar y proteger. Pero, si te quieres cuidar más hay tratamientos complementarios e intensivos con los que conseguir una piel más joven, fina, luminosa y más bonita.

PEELINGS – “prohibido” frotar tu piel, mejor exfoliantes enzimáticos (más delicados) o químicos (los más eficaces). Mejorar la apariencia de la piel, disminuyen manchas, reducen imperfecciones y granitos, mejoran la hidratación, y potencian cualquier tratamiento. Una exfoliación semanal adecuada a ti es fundamental y se nota muy rápido su beneficio

SÉRUMS – son tratamientos intensivos que pueden servir para: mejorar la hidratación, dar firmeza, reducir manchas, quitar granitos, reducir rojeces o multifunción. Son generalmente más caros que las cremas, pero marcan la diferencia e tu piel. Pero no te dejes engañar por la publicidad, usa sérums que funcionen, y con un precio razonable.

AMPOLLAS – son sérums en formato ampolla. Más concentrados. Muy útiles en especial para la mañana como antioxidantes, para que duren más y se note mucho más el efecto en tu piel.

COMPLEMENTOS ORALES– colágeno, fotoprotectores oral y antioxidantes. Refuerza el efecto de tu tratamiento desde dentro. Además también será bueno para tus defensas, tu pelo y tus huesos y músculos.

PROBLEMAS DERMATOLÓGICOS

Acné, rosácea, hiperpigmentaciones, alopecia, dermatitis atópica, dermatitis seborreica, celulitis, picor/eccemas.

Estos son problemas muy frecuentes y muy incómodos, y en estados leves/moderados podemos ayudarte mucho.

Cómo te ayudamos?

-Productos dermatológicos adecuados y con los consejos adecuados de uso

-Información sobre hábitos saludables

-Conocer mejor tu problema, para saber que factores lo empeoran y mejoran y responsabilizarte de tu tratamiento.

-Seguir un PROTOCOLO y hacer un tratamiento integral.

Y si por el tipo de problema, su duración, gravedad o evolución, se hace necesario derivar a un médico general o dermatólogo, te ayudaremos y aconsejaremos en lo necesario.